martes, 13 de junio de 2017

Los fantasmas, esos viejos amigos


Me siento, cruzo pierna sobre pierna, hay oscuridad y calcetinas blancos, sólo calcetines blancos. Veo mis adentros y me hablan, estoy sola, rodeada de fantasmas que me atenazas mientras me digo que vuelvo a casa. Veo luz, pequeña, tenue, desordenada, tocándome las rodillas y el silencio se apodera de mis conductos sangíneos. Quiero decirle a las estrellas que me lleven a casa, ellas supiéron siempre a donde iban todos los caminos pero no aparecen, roban mis pensamiento en algún momento de la noche sin que me percate haciéndome sentir la heroína en Morfeo y la droga en los andares hacía la realidad.


Dime algo tenue, amable, tierno, algo que haga que camine hacia delante, llevate mi corazón, tengo la puerta abierta, entra, la llave no está puesta, se la quedó su dueño que hoy ya no está. Heroína, ven, recupera mi alma, hazme sentir el color de las sonrisas de nuevo. Dime algo bonito, algo que recurde,,,algunas cosas que permanenzan para siempre, que sean eternas.

Respiro hondo preguntándome porque lo he hecho de nuevo, porque he vuelto donde me conocen, quiero que me den el aliento de la vida directo en la boca, que revivan mis pulmones y los activen con la sustancia que nos hace reventar por dentro de placer; los necesito, quiero que vulevan y contárles lo que no soy capaz de contarte a ti, quiero encerrarme de nuevo y que me abraceís, ¿a caso quiero que ellos vuelvan a ser mis amigos? 

Vuelven y abrazo sus auras sabiendo que anota una derrota más en el marcador ¿habrá una última? Se instalan, dejan sus maletas en las habitaciones que he ido recomponiendo para ellos este pasado mes. Incluso les he dejado chocolates y tarjetas de bienvenida. No, no me siento mejor pero si me siento más segura. Cada vez que pierdo en valentía gano en seguridad, es eso de lo que va el mundo. Algunos días no tengo coraje para ser una valiente en la libertina inseguridad y las reglas del mundo oscuro que habita en mi no descansan, ninguno de nuestros monstruos tiene vacaciones porque eso es para los humanos, para los vencedores esta reservado un lugar en el que no estar en guardía no existe, por eso, la mayoría nos conformamos con lo que tenemos.

Bienvenidos, he construido una casa, esta vez con vistas al mar y os doy permiso para anunciar que es vuestra, espero que nos os sepa mal que lo anuncie antes que vosotros, pero el mundo me parece más sencillo ahora que volvéis estar aquí. El verano está llegando y quiero vuestra oscuridad, que me cubra de nuevo.

Besitos,

M'


domingo, 28 de mayo de 2017

El dedo anual de la mano izquierda

"Donde el frío no se atreve a entrar, dónde sueña con colarse entre nosotros pero siempre sin éxito. Dónde la noche es solo un paso más del día, una excusa para seguir amándonos con cariño, dónde el amanecer es un momento perfecto en la eternidad para darte pequeñas muestras de amor en la espalda y decirte buenos días mientras las luz ilumina ténuemente la cama y tu te remueves entre las sábanas" -

Toc-toc (llaman a la puerta).

Es el frío que no se atreve a entrar y helarnos el corazón. 

¿Qué pasa, no viene?

Dice que sueña con colarse entre nosotros pero nunca tiene éxito 

¿Qué pretende, quiere un lugar en nuestra cama llena de dudas?

Ronronea que la noche es fría, fría incluso para él y que cada día queda un día menos para que se marche; que el Sol le ha dicho que ya no hay excusas, que si él no puede acabar con vuestro amor, almenos quiere tener un pretexto para ver como os seguís amando con cariño. 

¿Porqué cree el Sol que el frío no puede destruirnos? no somos tan fuertes.

Porque vuestra pasión comienza donde aparece el amanecer, en un punto exacto de la eternidad que se filtra por la ventana para dejarnos ver a los mortales vuestros pequeños atisbos de amor que demuestran una profundidad vertiginosa

¿Entonces, porque quiere el Sol ver como pierde la partida y nosotros ganamos?

Ha decidido que prefiere deciros buenos días iluminando ténuemente la cama para que te remuevas bajo su calor y así sienta que, al menos, forma parte de lo que nunca pudo destruir. 


Besitos, M'

miércoles, 24 de mayo de 2017

Tiene: una caricia nueva



Por las caricias en la piel, que son las qué cuentan. Por las palabras susurradas en la oreja y los besos cuando tocamos labios, por las almas conectadas, por volver a ser eternos.




Cuando creímos que la piel puede ser tocada a través de la pantalla, cuando pensamos que estar es contestar rápido los mensajes, en que momento nos dejamos convencer por la fugazidad de los acontecimientos y creímos que se podía hacer el amor por teléfono.




Cómo confundimos el ejercio imaginativo de hacer corrernos las neuronas con derramar pasión en el cuerpo del otro. En qué instante nos dejamos llevcar por la frialdad y dejámos de acariciar la delicada fragilidad que nos recorre a todos tras los muros del tejido epitelial. 


Donde empezaron las discusiones a través de palabras escritas y las charlas por teléfono, sin vernos las caras. Cuando se nos pasó por la cabeza ir a virir juntos si aún juntos estamos a pantallas de distancia.

 Algunas veces creímos oir nuestras voces, pero fue sólo en nuestras cabezas porque ya no necesitamos hablarnos a la cara teniendo un teclado y una pantalla. 

Y yo, un fiel del teclado, una amante de blogger casada con decir las cosas haciendo ruido y decir la verdad sólo por aquí, me despierto pensando en ¿qué coño estamos pensando? 

¿Cuando pensamos que podríamos hacernos el amor con palabras si no son susurradas al oído en la cama que nos espera? No hace falta que nos desnudemos, pero vamos ha hacerlo igual para escuchar como mis dedos recorren tu espalda y se te eriza el vello, para ver como te retuerces de placer y te rascas las ganas de tenerme.

 Dejemos de finjir que los mimos se piden por mensajería instantánea y que estamos con los demás cuando contestamos a tiempo las llamadas o damos likes al culo de alguien. No estamos, finjimos estar todo el rato y nos ofendemos cuando alguien nos da a entender que nunca estubimos...no te ofendas, eres tu siendo hipócrita.

Las caricias, directas al corazón.
Besitos, 
M'

domingo, 7 de mayo de 2017

Banzai, el libro de Zofia Fabjanowska-Micyk

Primero, ¡feliz domingo! Espero que hayan tenido una bonita semana y que los días despejados empiecen a sonreírles cuando salgan cada mañana camino al trabajo o a la universidad. Hoy, quiero hablarles de Japón, un país y una cultura desconocida para mí (de ahí mi tardanza en publicar esta semana), así que sin más dilación…BANZAI.


En Japón o Nippon como ellos le llaman, las festividades tienen un patrón guiado por el cambio en las estaciones lo cual ya me resulta fascinante. No hay motivos religiosos sino estacionales para celebrar los matrsuri. Como por ejemplo, el hanami (mi favorito): un gran picnic bajo los cerezos japonense llamados sakura o la fiesta del crisantemos de dieciséis pétalos (la insignia del emperador).



Nebuta Matsuri

O el Doya Doya Matsuri, un desfile de gente medio desnuda en el frío invierno, por no hablar del Yuki Matsuri en la nieve de Sapporo. En cierta forma, me recuerda a cuando comíamos solo lo que el campo nos proporcionaba en función del mes y no nos dejábamos engañar por el caprichoso mercado de la vida “sana”.

Hay otra cosa que me fascina de Japón, la educación llevada a los extremos más cotidianos. Recientemente he estado teniendo contacto con el país nórdico por excelencia y ya no sé si es que los únicos que no cuidamos los modales y la educación somos los españoles o es que ellos nos llevan años de ventaja en eso de la cortesía. Aún con todo ello, ¿os imagináis a un japonés farfullando guarradas en una cama? Yo no, no después de haber leído que es impensable hablar igual a amigos, padres, mucho menos al emperador. Los protocolos me fascinan y la casa real inglesa llegó a impresionarme en su día, pero la cultura japonesa, sus ritos, son la cúspide de lo protocolario.



Por lo poco que he leído aún, hay algo que me llama enormemente la atención y son las falsas creencias que tenemos los occidentales de los países asiáticos. Me conmueve como creemos que quienes hacen perfectas imitaciones son los chinos cuando, leyendo, me entero que quien puso al país el nombre de El País del Sol Naciente fueron los chinos pues veían cada día salir el Sol por el lado de Japón. Por no hablar que la base del alfabeto japonés es el chino, aunque más tarde, los japoneses decidiesen que necesitaban más símbolos y un abecedario de sílabas para construir sus palabras. Lo cierto pues, es que la competencia entre los dos países está más en la mente de los occidentales que en la cultura oriental pues ambos países se beneficias mutuamente de amplios rasgos culturales, aunque cada uno lo moldee a su manera. 

Kioto. Una de las antiguas capitales de Japón.

Es siempre fascinante descubrir formas de vivir diferentes y yo, tengo que seguir leyendo sobre formas de vida muy dispares a la mía para encontrar pinceladas de perfección que hayan de mi forma de vivir la mejor para llenar mi alma que siente hambre por amor a la curiosidad.

Itte kimasu.
Besitos, M'

domingo, 30 de abril de 2017

El arte de amar la moda

Hoy tarde, aunque aún llegue a dedicaros algunas palabras que os hagan sonreír. Para terminar con la semana de la moda en mi blog, os quiero enseñar algunas extravagancias que a mí me enamoran, algunas piezas que demuestran que la moda es personalidad y nada más, en todas sus vertientes.

Solo un post con algunas piezas que un día serán de coleccionista, piezas que los grandes de la moda idearon en sus estudios año atrás para que nosotros los pongamos lucir en la versión más original o en una low cost que estará disponible en alguna tienda de Zara en el centro de Barcelona, bienvenidos al mundo de la moda como lo entiendo yo…una forma de hacer arte.

Bimba y Lola

Mango

Dihn Van

Dolce & Gabbana


Besitos, M'

jueves, 27 de abril de 2017

Fucsia, salmón, frambuesa y rosa pastel

Os traigo una nueva entrada, un nuevo escrito que hable sobre esos pequeños espacios que dedico de vez en cuanto para hablar de mi gran pasión, la moda. Demasiadas revistas han bautizado ya el rosa para invadir nuestro armario esta primavera y dar la bienvenida, a todo color, al verano que parece que volverá a batir récords de temperatura. Pero, como es sabido, no todo el mundo es un amante -como lo soy yo- de un color con tantos prejuicios encima como es el rosa. 


Para esas personas, sólo quiero recordar que los colores están para jugar con ellos: que el rosa esté de moda no quiere decir que debamos llevarlo cada día en monocromo ni qué, quien tenga un estilo definido deba cambiar de color con cada cambio de estación. Por ello, como siempre, las biblias de la moda son solo sugerencias, no imposiciones. Disfruten de la libertad que eso nos da y como siempre, ¡bienvenidos a casa!

No quiero enrollarme con especificaciones técnicas, así que brevemente deciros que si sabemos que el rosa surge de la combinación del rojo y el blanco nos sirve como primera base para entender que el rojo y el rosa si casan. Además, están muy de moda entre las pasarelas de la última temporada, un pantalón rosa fluido con tejido vaporoso y una sencilla camiseta roja dirá un hola al color block y con accesorios en nude son estilismos muy rompedores que fragmentan la cotidianidad de un día grisáceo en pleno mes de abril. Sin más, mis favoritos para ser combinados con tonos nude para ser elegante, rojo para ser rompedor y blanco para cada día:








Estas piezas son muy fácilmente combinables no solo con un pantalón blanco pitillo en el caso del top lencero rosa pastel sino también con un pantalón con un tejido más fino (de hilo o gasa) en color rosa. Por lo que hace al vestido de Zara cuya manga con volantes podéis ver en la foto, recomiendo combinarlo con unos zapatos con plataforma blanca (de los que llevamos el verano pasado) o con unos zapatos tipo pala (muy de moda esta temporada, sin son con pelo, mejor).

Además, para quien no quiera looks tan llamativos con colores rosas en alguno de sus elementos principales, puede optar por escoger accesorios en este color, sea cual sea su tono como el bolso de Zara que ya habéis visto arriba:





No necesariamente en bolsos, sino que también podéis poneros un complemento de quita y pon como unas gafas tipo aviador con cristales rosas (en mango los hay también en amarillo) o con una gorra sencilla rosa chicle como la de Zara. Si tiráis por los bolsos, que sean pequeños, para poner lo básico y no cargar el look (con alguna pieza decorativa con motivo frutal tiene premio pues está de moda, ya sea en cerrojos media naranja o en pins), y si preferís los zapatos para dar énfasis en los pies:






















 2 recomendaciones para zapatos: o llamativas como las palas con motivos florales en rosa y rojo o estos increíbles mocasines con un estilo un tanto japonés.

Por lo contrario, zuecos en rosa quartz de terciopelo o sandalia plana en color frambuesa. Además, hay un intermedio, estos zuecos de Mango con flecos discretos pero elegantes que combinan de forma muy fácil con un pantalón blanco y una camiseta azul marino. 

Además de con blancos, rojos y negros (pero sólo el caso del rosa fucsia), los azules -el ultramarino o el marino más tradicional- combinan también muy bien con este color, igual que una sobre camisa verde militar es fácilmente combinable si la ponemos al lado de una camiseta frambuesa muy simple y unos jeans, conjunto perfecto para el día a día.

Espero que este rápido repaso por el color de la primavera os de ideas y que pongáis color a unos armarios demasiado negros, azules oscuros y marrones. ¡Feliz día a los que juegan con los colores a sin perder su identidad por el camino! Y antes de terminar, un detalle para los chicos, el rosa no entiende de género.


















Besitos, M' ¿Nos vemos el domingo?

domingo, 23 de abril de 2017

Cuando leer está de moda y las rosas son amor solidificado

Libros, las aventuras más maravillosas que tendremos están entre esas páginas que abres con ilusión cuando sentada en la cama te preguntas que será de la vida de los personajes que en ella aparecen, cuáles serán las vidas que habrá creado el codicioso escritor y cuál será el devenir de su final cuando cierres la contraportada.

Rosas, esa fragancia y esos colores que rojos significan amor eterno, que rosas son amor, pero del light y que amarillas no traen nada bueno, aunque sea la mejor fragancia que se haya colado jamás por tus fosas nasales. Guardo la rosa de nuestro pasado Sant Jordi esperando que esta vez vuelvas a tocar mi puerta con una de ellas en la mano, pero siendo el segundo… quien sabe ya si será un solo día más.

Rosas y libros: las tradiciones cansan, pero tienen algo tan de los tiempos modernos, tan sólido, tan anclado a nuestro ADN que cada año volvemos a ellas como si fueran lo más fantástico y novedoso de nuestros días.

Para mí, es un hecho que deberíamos de mantener las tradiciones por muy pesada que se nos hagan año a año, pero si bien es cierto que me gustan también creo que deben evolucionar, como todo. Que deben ecribir su historia y dejar que el tiempo las actualice haciendo que hoy, los hombres regalen libros y las mujeres rosas mientras las mujeres regalan libros y los hombres rosas.



El amor y la cultura, el sentimiento y la inquietud por el saber los deberíamos fomentar cada día sin sexo o credo que se nos ponga por delante. Así que, matemos al dragón, dejemos que de su sangre salgan rosas que simbolicen el amor -al menos el de hoy- y regalemos después buenas historias que podamos contar a los que vengan.

Por un día encantador 
que implica mis dos cosas preferidas
 en el mundo: flores y libros.
Muchos besos, M’


miércoles, 19 de abril de 2017

El amor sin fronteras

Hoy no hay palabras bonitas, solo crudeza, solo realidad chocando contra la verdad que construirnos un día y que hoy se destruye. Me parte el alma, siento mi corazón haciéndose pedazos cuando escucho como tus lágrimas resbalan sobre mi ropa a los pies de la cama.


Sí, hay algo peor que qué te rompan el corazón, que se lo rompan a quien amaréis incondicionalmente por sobre de las barreras del tiempo y la racionalidad. Joder…llegas y sólo quiero abrazarte, ayer te oí hablar a través del teléfono y conseguí retener las lágrimas hasta que colgamos, pero sé que hoy no podré.

Te sientas al borde de la cama e intento abrazarte, y aunque sabes que vas a explotar en lágrimas de dolor me permites que te rodee con los brazos. Me acerco a ti y te acaricio la espalda mientras veo cómo te rompes en pedazos, joder tu solías ser el de hielo en casa y hoy…no puedo verte así y las lágrimas me atraviesan la cara cayendo sobre tu cuello.

Lo sabes, sabes que estoy llorando y un quejido desde el fondo del corazón se te escapa por la boca. Me pides que no llore y yo solo puedo estrujarme el corazón para intentar -por una vez- ser yo la fuerte. 

Te escucho, intento entender y cuando creo que no podré sentir más dolor por ti, me dices que no entiendes como se puede amar tanto a alguien y aun así romperle. Sí, lo sé. Has jugado y ahora ya no hay marcha atrás, acabas de entrar en el mundo del amor, un juego solo apto para vencedores. Ahora no entiendes porque seguimos jugando, porque seguimos haciendo girar la ruleta, enamorándonos en cada esquina de la ciudad. Pero todos sabemos que no hay partida más adictiva que la que ofrece el amor.

Cuatro palabras mal dichas salen de entre mis labios mientras mi lengua intenta recuperar la cordura y me acojona pensar que el amor deje de ser para ti el maravilloso y tedioso perfume que es para mí, ese estado al que te vuelves un neurótico por tener, que te llena cuando lo cuidas y te vacía sin aviso.

Extrañar será ahora tu pan de cada día, la confusión son solo los entrantes y es posible que la tristeza te invada durante el primer plato. Pero te prometo, que cuando termines el segundo plato entenderás porque el postre es el último plato de una buena cena junto al amor. Que el mundo se abre a tus pies para que saltes a él y te rompan el corazón diez veces más solo para que media vez más sientas lo que ahora crees que jamás volverás a sentir en la vida.






Te juro que se pasa Shiro.
A quienes lloraron su primer amor.

Besitos, M.


Fugaz modernidad

Antes de hablar sobre lo que hoy me concierne quiero contaros algunos cambios que tendrán lugar en el blog: cada jueves, tendréis nueva entrada porque me apetece, porque me despeja y porque quiero ofrecer una rutina en este caos. Además, tendréis algunas entradas cortas y esporádicas los domingos sobre pequeñas cosas que no quiero dejar de hablar como noticias que llaman la atención, moda o pinceladas de algún tema que será desarrollado con posteridad. Ahora sí, bienvenidos.



Me encuentro en una época, en un entorno cambiante, que va radicalizándose día a día y en medio del caos que construimos con ganas, me pregunto cómo nos condiciona la fugacidad en la que vivimos a nuestras relaciones más íntimas, las que escogemos, las que disfrutamos.
Quien hace tiempo que me lee sabe que este es no solo un tema que me preocupa, sino que es un tema recurrente entre mis publicaciones. Mantener una relación nunca fue fácil, no es nada nuevo, lo que sí es nuevo es que ahora en lugar de aguantar y seguir decidamos pasar a lo próximo esperando entusiastas que vendrá ahora. Aún más, ahora ya pactamos al inicio las vías de escape más sencillas que se pronunciaron para poder pasar a algo más interesante que lo que tenemos entre manos.

Nos hemos educado en el sistema del entretenimiento absoluto, dónde el hedonismo de uno mismo pasa por encima de todo lo demás. Es muy fácil materializar ese hedonismo cuando tenemos cada vez más opciones, más oportunidades, pero en un lugar en el que nadie nos ha enseñado como se gestionan esa libertad de escoger entre múltiples caminos, básicamente porque dudo que nadie sepa cómo se gestiona la libertad cuando hablamos de sentimientos.

Cuando pienso en lo fuerte que intentamos que las cosas nos salgan bien, cuando pienso en todas las veces que fracasamos y nos sentimos terriblemente mal, patéticos, fracasados por no haber sido capaces de mantener una relación caigo en la cuenta de la presión que aplicamos sobre nuestros sentimientos. ¿Será por eso que solo amamos sin frenos la primera vez?

Lo que quiero decir es que: queremos relaciones largas, duraderas y estables creando recuerdos de soltero (que dicen son los mejores), queremos sentir la máxima expresión de amor cada día sin que un día vaya a menos, lo queremos todo, después no queremos nada y hay un momento que dejamos de saber que queremos. Y encima, no rechistamos, no hablamos, no nos comunicamos, preferimos pasar a lo siguiente ¿qué somos, amorfos?

A los que hicieron largos viajes 
para reencontrarse con sus seres queridos.

Besitos, 
M.

jueves, 13 de abril de 2017

El beso de Judas

Here we go again. Mis proteínas llaman de nuevo porque hoy, he tenido un día muuy largo, de esos que parecen no terminar jamás, rodeada de quien quiero, pero de las personas que me agotan el alma a medida que va acabando el día ¿No os parece cuando menos curioso que El días del beso coincida con el Jueves Santo? Hablemos de Judas un rato...¡Empezamos!


Hay dos versiones de la historia y yo os cuento la que más o menos sé: Judas murió ahorcado, de la única forma que podía morir. Porque un traidor debe morir entre la Tierra y el cielo: sin tocar la tierra y siendo incapaz de llegar al cielo, mas su alma no tuvo más remedio que salir por el vientre dado que, una alma pecadora no puede emanar de una boca besada por Jesús.

Besar fue utilizado durante largo tiempo como forma de simbolizar traición y en cambio hoy es el canal por medio del cual expresamos que estamos unidos al otro, que le queremos, aunque ello -en alguna ocasión- pueda significar posesión. 


Las palabras cambian pero, ¿siguen siendo los hechos los mismos? ¿Acaso estaremos traicionando constantemente a quien besamos y a cambio dejamos que el otro nos bese en respuesta a la traición?

El beso de Judas, es el más antiguo que se conoce en la era cristiana y a mí, contigo, me gusta crear caricias con nuestros labios que sean nuevas, de esas que sin palabras quieran simbolizar philus sin que ello simbolice que nos poseemos el uno al otro, sino más bien que amamos en libertad.


A los que besan y aman libres 
y en libertad.

Besos,
M.


  • El beso de Judas (Giordano, 1655-1660): https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/el-beso-de-judas/54f76099-d15a-481d-b039-e5a00d8ac614



miércoles, 12 de abril de 2017

La amante del verano

La brisa corre, acaricia nuestros brazos ¿La habéis sentido ya? Estoy de vacaciones en la casa de mis padres y cuesta creer como echamos de menos la tranquilidad de nuestro hogar cuando estamos lejos de él. Ahora que estoy tan cerca del mal...pero el BUEN MAR, me siento a escribiros Una de bañadores porque en dos meses: ¡Será Verano! WELL-come.


El Sol sale, yo hago la cama sólo porque estoy de invitada y mi diosa viene a incitarme a desayunar creps con fresas y chocolate, ¡qué empiece la operación bikini! Menuda chorrada: el verano es la mejor época del año para salir, dejar que te llenen las piernas con fresca cerveza en fiestas, comer granizados de mil sabores y helados de dos mil colores.


Verano, la época de comer a las cuatro y cenar a las once al fresco del tiempo, mientras ves las estrellas: tendidos sobre el colchón de una piscina y esperas a que alguien te salpique con el agua que se ha ido calentando durante el día.

Son los tres meses más tediosos si tienes que trabajar o estudiar y aun así, el calor te obliga a salir de casa, a disfrutar con los que quieres. Y cuando va escondiéndose la caprichosa estrella que nos ilumina, a los que nos gustar leer podemos tendernos debajo de un almendro a leer los dos mil libros que compramos en invierno y que nunca creímos tener tiempo para leer. 

¿Sabéis qué? Adoro el invierno, sí, sí, el invierno, sus abrigos, sus mantas, sus pelis, sus abrazos sin quedarte pegado. Pero incluso la esposa del invierno pone los cuernos a su estación favorita con el verano, porque tiene algo especial, algo que me hace sentir el @sza_sza_szu de nuevo y las ganas de volver a ser: la enamorada del invierno en septiembre.

Para los que el verano no es su estación favorita yo les recomiendo usar mi relga de oro para cuando tienes que hacer algo que no te gusta o enfrentarte a algo para lo que no te crees preparado: ir lo más elegante y presentable posible, sentire bonita, sexy con o sin ropa y sobre todo, ser. Porque si no sale bien, siempre podrás decir qué aun así ibas monísima.


Por ello, dos bañadores: uno elegante de Zara y otro divertido de Calzedonia, ¡qué más queríes! ¿Dos opciones? Ir todo el día en bañador y cualquier short deshilachado o falda vaquera y sino, haceros con un vestido largo, lo más playero posible, uno que grite hacer chill, de esos de hacer mojitos y daiquiris, de esos de sentir... que en breves será verano.











A los que el trabajo se los está cominedo
pero que encontrarán la salida
que da al verano.

Con cariño, besitos,

M.

domingo, 26 de marzo de 2017

Anotación en papel

Hay polvo que se cuela entre las placas de la persiana; te penetra y através de tus poros entra en ti, recubre tus sueños haciendo que tus engranajes giren distinto, con menos fuerza... parece que hace frío fuera, y en realidad la estrella roja calienta nuestra piel con ganas..somos almas gélidas y yo necesito abrazar almas actualizadas, nuevas; en ese momento  podremos ver el color del fuego.


Una canción que dedicó a quien hoy ha hecho del fuego su fuerza para terminar una media maratón en  menos tiempo del que esperaba terminando primero en su clasificación y 20 en la general...Congrats love!

A los que pintan el fuego del color de los sueños.
¡Feliz domingo! 
Besitos, M


viernes, 10 de marzo de 2017

Mecanismos de expresión

El placer cambia y probablemente la forma de sentirlo también lo hace. Hoy, de forma muy breve, os escribo las cuatro ideas sobre los encuentros sexuales que se me pasan por la cabeza cuando alguien me habla de sexo, cuando alguien piensa en sexo...intentaré desarollar dichas ideas más adelante ¡Bienvenidos todos! 


Las palabras que expresamos en relación al sexo, pueden dañar los sentimientos de la persona hacia la que los proferimos. Entonces ¿qué? ¿Dejamos de decirlas?

 Se me ocurren situaciones incómodas, situaciones en las que la confianza se mezcla con el miedo a hacer daño a quien queremos (que es el peor daño que se puede hacer a uno mismo). En esa situación ¿Qué hace una mujer cuando no queda satisfecha en un encuentro sexual? Más que eso, ¿qué hace un hombre cuando aún después de una erección y el acto sexual no le satisface la relación sexual que ha tenido? Está claro que es cuestión de confianza pero:

¿Qué mecanismos tenemos como seres racionales, pero a la vez con sentimientos, para expresar el descontento en una relación o en el sexo?


Ahora hablando de Foucault, ¿cuando masturbamos a alguien solo con la idea de que se corra, qué estamos haciendo? En cierta forma, estamos buscando solo la instrumentalidad de la reciprocidad por la que después la otra persona se sentirá obligada a masturbarte. Probablemente si que es eso lo que estemos haciendo y esto no sea una pregunta sino una realidad ¿Hay egoísmo en toda relación, mucho más en la sexual? Esto sí es pregunta.

Lo que quiero decir, y ya termino, es que ya no masturbamos de forma altruista, ya no tocamos con el objetivo de erizar la piel al otro, de hacer sentir placer y gusto: masturbamos solo con el fin de preguntar algo tan soez como ¿te has corrido? Es eso o es que la sociedad líquida nos ha corroido el carácter.

Siento si alguien se ofende con el contenido explícito pero creo que aveces deberíamos hablar como pensamos y esto es solo un brainstorming.

Besitos, M'

miércoles, 1 de marzo de 2017

Rabiosas lágrimas

La fragilidad de los pequeños momentos, de aquellos pequeños toques que te di en la espalda mientras tú te estremecías, la tristeza de aquellos instantes que no volverán jamás se entremezcla con el recuerdo de las bonitas instantáneas que pasan ante mis ojos mientras veo la película -basada en hechos reales- de los que somos.

¿Sabes? Odiaría ver tu corazón roto, ver como tus ojos color miel se oscurecen con la tristeza que invade tu corazón y el aura negra rodea tu alma. Cuidaré de ti por encima de cualquier otra cosa, cuando tengas un mal día, cuando las cosas no vayan como tu mente las había estructurado. Voy a estar allí para reconstruir tus sueños cuando se hagan añicos, para remodelarlos y adaptarlos a la realidad cambiante, al mundo duro en el que vivimos, estaré allí para ti petit amor.

La reciente fractura de lazos que parecían indestructibles a nuestro alrededor me hace pensar lo frágiles que son nuestros lazos. Los lazos que construimos con los demás, los que en teoría no hacen estar agarrados a ellos, no sé, de pequeña me gustaba pensar que las personas que pasan por tu vida, dejan sus huellas marcadas sobre tu piel y esas personas, nunca dejan de ser parte de ti, van creando tu identidad con las proteínas que crean en tu interior a base de recuerdos. Pero ahora…ahora que el hielo se derrite y el amor líquido corre por nuestras calles, me pregunto si mis temores más profundos no son ya una realidad.


Puedo bromear muchas veces y de mil maneras posibles sobre los temas del amor, pero no te imaginas como me jode que se rompan los lazos que alguien construyó con tanta dedicación y aprecio, no te haces a la idea de cómo me consume la empatía, es muy jodido entender cómo se me fractura el corazón en pequeños pedacitos cuando pienso como alguien puede pasar página sin mirar atrás, sin ver como al otro se le crean ríos en la cara que caen llenos de agua salada.




Luchamos tanto día a día, algunos durante años, para conseguir un pequeño círculo al que llamar hogar (de esos de estar con cualquier cosa puesta, de los hogares de verdad, de los de sentirse en casa), labramos alrededor nuestro un mundo tan imperfectamente perfecto que la masiva destrucción que nos lo arrebata en un soplar del viento me parece devastadora ¿Podríamos dejar de rompernos el corazón unos a otros?

Para los que ahora piensan que su corazón estará congelado para siempre.
Para las almas que dieron calor a los gélidos y adoloridos corazones.

Con amor, M’


martes, 21 de febrero de 2017

Crear recuerdos de soltero

El amor, ese sentimiento desordenado, líquido, esa forma de hacer arte que nos cuesta tanto mantener hoy. El amor, ese constructo social que vive en cada uno de nosotros esperando para ser liberado. Hoy, vien una terturlia sobre el amor se mencionó el concepto "amor normal", el amor de estar por casa, ese en el que enseñar lo malo y tu cotidianidad está permitido...al amor de casa le abro la puerta cuando apareces tú.

Los recuerdos se amontonan dentro del líquido que permite a mi cerebro desliarse con tranquilidad cuando contoneo la cabeza para ver si me saco de encima las ganas de tenerte ¿Cuánto hace que empezamos, nu año y poco? Es gracioso porque a ti te parece poco tiempo y a mí me parece que mucho hemos hecho ya aguantándonos una parte de la eternidad.

Mi abuela se estaría riendo a kilómetros de distancia si le contase las dudas que caminan por mi mente y los problemas que se generan en mi relación cuando una de las partes está en discordancia con la otra. Quizás ella me esté diciendo todo el tiempo, sin palabras, que hoy más que nunca el amor es una construcción social que va variando con el tiempo; que por tanto es por eso que no puede entender mis dudas y yo no concibo los momentos que aguantó los años que duró su matrimonio.

Su fotografía de cuando era joven reposa a mi izquierda y cuando miro a ese rostro sereno me cuesta no recordar que, pese a su felicidad dentro de la institución del matrimonio, sus mejores recuerdos se encuentran en su época de soltera. Es más, le he hecho mil trquiñuelas preguntando la historia de su vida un millar de veces y esa parte es de las pocas que nunca cambian, la mejor época la recuerdo de soltera. Es curioso pensar en alguien más feliz soltera que casada en una época donde no estar casado -y más siendo mujer- era ser diferente.



Cread recuerdos de soltero, no sabemos si han/son/serán los mejores.

Escrito el 18 por la mañana.
Besitos breves, M'


domingo, 12 de febrero de 2017

El dinero del s.XXI

¿Habéis visto Blade Runner? El sábado me senté junto con la dormilona de la casa y Anny a entrar en calor y ver como una película cuanto menos siniestra pasaba ante mis ojos. Le falta luz, no sé si alguien lo ha dicho ya, pero le falta luz eléctrica y un clima menos lluvioso, menos Londres. Por lo demás, merece la pena verla, habla del dinero del siglo XXI (entre otros), a lo que a nosotros nos gusta llamar tiempo.


Hoy, quien dispone de dinero puede que disponga también de tiempo. Pero no siempre es así, la híper-modernidad nos ha conducido a tener tan poco tiempo que ese parámetro empieza a ser valioso para nosotros y por ello, empieza a valer dinero. Pensemos en los ejemplos más cotidianos:

En los setentas, los electrodomésticos parecían haber solucionado el problema del tiempo. Conseguimos robarle minutos al creador de sgundos y vivimos tan felices algunos años ¿Se han visto ahora? La mayoria nos cuesta encontrar un momento para sacar las cosas del lavavajillas o poner la lavadora. Lo que antes era robarle minutos al tiempo, ahora se ha convertido en una tarea más que nos acorta el día. 


Parece que nos pasemos el día robando tiempo al tiempo, mientras el tiempo nos roba tiempo a nosotros. Escribir cartas era lento y tedioso, mas enviarlas era solo un paso más. Ahora, enviar un correo electrónico que es instantáneo se nos hace pesado; sino, pensad cuantos mails habéis eliminado sin leer siquiera qué ponia en ellos.

Necesitaríamos una vida extra, paralela a la que llevamos, si quisiéramos respnder con la amabilidad que todo el mundo cree merecer los WhatsApps de un grupo ¿Cuantos grupos tenéis? Cada vez más, seguro. Ahora tenemos grupos en Snapchat, en Instagram y en Facebook y al final del día, nos falta tiempo para revisarlos todos.


¿Es tiempo lo que nos falta o es que hacemos un mal uso del tiempo qué tenemos? No sé, pero yo me levanto cada día una hora antes de lo que debería para poder llegar a mi destino media hora antes de la hora que me toca y así poder leer veinte minutos cada mañana mientras me tomo el café. No sé si estaremos usando mal el tiempo, pero tengo que buscar excusas que antes encontraba por todas partes para leer; entre ellas, ir a la piscina en bus. Sí, tardo casi veinte minutos más, pero tengo veinte minutos para leer. 

No sé, pero al final creo que le seguimos intentando robar tiempo al tiempo mientras pretendemos tener una migajas más del tiempo que nunca tuvimos.

A los que estiran el tiempo.
Maravillosa semana.
Besitos, M'