martes, 21 de febrero de 2017

Crear recuerdos de soltero

El amor, ese sentimiento desordenado, líquido, esa forma de hacer arte que nos cuesta tanto mantener hoy. El amor, ese constructo social que vive en cada uno de nosotros esperando para ser liberado. Hoy, vien una terturlia sobre el amor se mencionó el concepto "amor normal", el amor de estar por casa, ese en el que enseñar lo malo y tu cotidianidad está permitido...al amor de casa le abro la puerta cuando apareces tú.

Los recuerdos se amontonan dentro del líquido que permite a mi cerebro desliarse con tranquilidad cuando contoneo la cabeza para ver si me saco de encima las ganas de tenerte ¿Cuánto hace que empezamos, nu año y poco? Es gracioso porque a ti te parece poco tiempo y a mí me parece que mucho hemos hecho ya aguantándonos una parte de la eternidad.

Mi abuela se estaría riendo a kilómetros de distancia si le contase las dudas que caminan por mi mente y los problemas que se generan en mi relación cuando una de las partes está en discordancia con la otra. Quizás ella me esté diciendo todo el tiempo, sin palabras, que hoy más que nunca el amor es una construcción social que va variando con el tiempo; que por tanto es por eso que no puede entender mis dudas y yo no concibo los momentos que aguantó los años que duró su matrimonio.

Su fotografía de cuando era joven reposa a mi izquierda y cuando miro a ese rostro sereno me cuesta no recordar que, pese a su felicidad dentro de la institución del matrimonio, sus mejores recuerdos se encuentran en su época de soltera. Es más, le he hecho mil trquiñuelas preguntando la historia de su vida un millar de veces y esa parte es de las pocas que nunca cambian, la mejor época la recuerdo de soltera. Es curioso pensar en alguien más feliz soltera que casada en una época donde no estar casado -y más siendo mujer- era ser diferente.



Cread recuerdos de soltero, no sabemos si han/son/serán los mejores.

Escrito el 18 por la mañana.
Besitos breves, M'


domingo, 12 de febrero de 2017

El dinero del s.XXI

¿Habéis visto Blade Runner? El sábado me senté junto con la dormilona de la casa y Anny a entrar en calor y ver como una película cuanto menos siniestra pasaba ante mis ojos. Le falta luz, no sé si alguien lo ha dicho ya, pero le falta luz eléctrica y un clima menos lluvioso, menos Londres. Por lo demás, merece la pena verla, habla del dinero del siglo XXI (entre otros), a lo que a nosotros nos gusta llamar tiempo.


Hoy, quien dispone de dinero puede que disponga también de tiempo. Pero no siempre es así, la híper-modernidad nos ha conducido a tener tan poco tiempo que ese parámetro empieza a ser valioso para nosotros y por ello, empieza a valer dinero. Pensemos en los ejemplos más cotidianos:

En los setentas, los electrodomésticos parecían haber solucionado el problema del tiempo. Conseguimos robarle minutos al creador de sgundos y vivimos tan felices algunos años ¿Se han visto ahora? La mayoria nos cuesta encontrar un momento para sacar las cosas del lavavajillas o poner la lavadora. Lo que antes era robarle minutos al tiempo, ahora se ha convertido en una tarea más que nos acorta el día. 


Parece que nos pasemos el día robando tiempo al tiempo, mientras el tiempo nos roba tiempo a nosotros. Escribir cartas era lento y tedioso, mas enviarlas era solo un paso más. Ahora, enviar un correo electrónico que es instantáneo se nos hace pesado; sino, pensad cuantos mails habéis eliminado sin leer siquiera qué ponia en ellos.

Necesitaríamos una vida extra, paralela a la que llevamos, si quisiéramos respnder con la amabilidad que todo el mundo cree merecer los WhatsApps de un grupo ¿Cuantos grupos tenéis? Cada vez más, seguro. Ahora tenemos grupos en Snapchat, en Instagram y en Facebook y al final del día, nos falta tiempo para revisarlos todos.


¿Es tiempo lo que nos falta o es que hacemos un mal uso del tiempo qué tenemos? No sé, pero yo me levanto cada día una hora antes de lo que debería para poder llegar a mi destino media hora antes de la hora que me toca y así poder leer veinte minutos cada mañana mientras me tomo el café. No sé si estaremos usando mal el tiempo, pero tengo que buscar excusas que antes encontraba por todas partes para leer; entre ellas, ir a la piscina en bus. Sí, tardo casi veinte minutos más, pero tengo veinte minutos para leer. 

No sé, pero al final creo que le seguimos intentando robar tiempo al tiempo mientras pretendemos tener una migajas más del tiempo que nunca tuvimos.

A los que estiran el tiempo.
Maravillosa semana.
Besitos, M'


domingo, 5 de febrero de 2017

Alma acristalada

He empezado a dormir en medio de la cama de matrimonio que comparto con mi sombra, pues hace mucho que no la comparto con nadie.



La forma de mi cuerpo emipeza a dibujarse sobre el colchón y mis músculos han encontrado el rincón perfecto donde descansar, el lugar que mejor se amolda a mi corazón resulta que ha estado cada noche bajo mi ser.


En medio de esta gran página en blanco es donde se me pasan por la cabeza las historias más dispares y las ideas más prohibidas. Esas ideas que no debería contar a nadie y que a veces se me olvidan.





Esa transparencia, ese cristal por el que puedes ver a través, dicen que es mi alma. Esa virtud para algunos y esa putada para mí es lo que hace que en ocasiones olvide que la locura que cada uno lleva dentro es mejor no compartirla, que deberíamos guardarnos secretos en nuestra cajón más alto y que cuando cuentas todo lo que sientes gramo a gramo de amor, no siempre tienes ni que ser correspondido ni pretender que alguien intente entender tu locura.

Te espero Morfeo, 
Besitos, M'

sábado, 4 de febrero de 2017

En cuarentena

Creo que alguien está pillando anginas y cuando digo alguien me refiero a mí y cuando digo que creo es que ya están aquí invadiendo mi cuello, me dificultan algo tan rutinario como tragar saliva y solo el té con miel y unas mierdas naturales que me tomo cuatro veces al día parecen calmar algo que a todos se nos ha colado dentro en alguna ocasión.  Una cosita de nada, hoy se opera a corazón abierto pero las anginas o la fiebre...tienes que pasarlas, ¿en qué coño estamos invirtiendo?



Me quedan algunos apuntes qué archivar en lo que simbolizará el final del primer semestre y el inicio del segundo, aunque aún no recen todas las notas en nuestro expediente nuestra alma parece intacta tras un mes que para los estudiantes no es mes. Es como "un algo" abstracto donde no parecen avanzar los días y las noches se hacen largas. pero tampoco podemos quejarnos, estamos teniendo unos años maravillosos, que nadie nos podrá quitar y qué recordaremos lo que nos quede de vida, ¿puede la universidad ser eterna?

No tengo demasiado que decir hoy, estar enfermo es una de esas cosas que no soporto y eso me hace estar nerviosa e impaciente. Me tomo todo lo que se me ponga por delante para hacer correr a mi cuerpo en dirección a la salida que dá al mundo de los sanos y me aíslo para que nadie pille la mierda que llevo encima. 

¿Sabéis esa gente asquerosa que no se acerca a un crio para no pillar algo? Sí, esa gente odiosa que si estás enfermo hace que te alejes medio metro de su boca para no contagiarse; ¡que sí hombre! Esa gente despreciable que solo abrazaría a su abuela si estuviera enferma. Bienvenidos, porque esa soy yo.

video
Mis compañeras de piso se estarían riendo como si no hubiera mañana al leer esto, porque el estado de cuarentena es algo que tiene lugar en casa cuando alguien enferma, lo mío es bulling a otro nivel. Porque, amigos, sin salud, poco se puede hacer en esta vida.

No enferméis que os perdéis lo bueno del mundo.
Drogándome y por ello feliz, M'.


viernes, 3 de febrero de 2017

Este rollo que yo tengo

Quedan dos días, dos días y empezaremos de nuevo. Así que ahora toca organizar el calendario de comidas de la semana que viene, esperar lo mejor de las nuevas materias y decidir en qué vamos a ocupar los últimos días que le estamos robando al tiempo. Mientras, disfruten como yo lo he hecho de estos cuatro días de vacaciones en Mallorca.


Llegamos unos cuarenta minutos antes de que la puerta de embarque apareciese en la pantalla... ¡empezamos bien! Buscamos un lugar para esperar que el tiempo pase y nos dejamos timar por los precios del aeropuerto de ida y de vuelta. Tras una hora de retraso por obras en el aeropuerto...que bien las podrían hacer de noche, hemos llegado.






















Comemos a eso de las cuatro de la tarde, aunque todo sea más natural que en cualquier otro sitio y la ciudad que prometemos, la ciudad que le da nombre a la isla porque a alguien le dio la gana...tampoco es para tanto. Pero eso los de pueblo ya lo sabíamos, jugamos con esa ventaja.

















Una visita a un castillo que es solo muralla y iglesia, otra a un castillo por el que hay que pagar, dos vueltas al paseo marítimo, un kebab en casa de alguien alemán, un brunch en el lugar ideal y estamos listos para la noche más rara, culturalmente hablando, que habrán vivido los que hoy ya son uno más en mi casa.








Sobrevivan al mundo y háganlo con gracia.
Besitos, M'

domingo, 29 de enero de 2017

El día que fuímos grandes

2000m, sí, pero no mientro si te digo que cuando llevaba 1500m me dolían los abdominales y me pesaba la vida. ¡Hola de nuevo! Hoy, mientras nadaba y el Sol me iba tostando la piel como si fuera julio, me ha puesto a reflexionar sobre el rol de géneros en nuestra sociedad, como ha cambiado y como parecen dispuestos a seguir haciéndolo. ¡Bienvenidos de nuevo!


La que os contaré hoy no es una historia nueva, quizás lo sean sus nombres y apellidos, pero en ningún caso su contenido. ¿Sabéis la típica pareja- ahora anciana- made in Spain que decidió pasar sus días siguiendo el patrón patriarcal? Bien pues, algún día, en algún lugar a alguien se le ocurrió pensar en las mujeres y fuimos, somos y seremos Campoamor y Kent lo que nos queda de vida.

Pero a nadie, al menos que yo sepa, se le ocurrió pensar que les pasaba a los hombres que dentro del patriarcado parecían vivir como reyes. Ahora que enero está por terminar, creo que es un día tan bueno como otro culquiera para hacerlo.

Las consecuencias del patriarcado para el hombre no solo tienen que ver con el alto grado de dependencia que tiene con sus mujeres, sino que también convierte en inferiores a quienes no les gustan las mujeres. Y transforma a los hombres en seres totalmente desconectados de su sistema nerviosos en términos de sentimientos. ¿Llorar? ¡No! Sólo para mujeres y en algo tan íntimo y tan personal como es el funeral de un ser quierdo...Disculpen caballeron, deben estar de pie.

¿En qué momento hemos prohibido a los hombres expresar lo que sienten sin considerarlos inferiores? ¿En qué punto de la historia convertimos las palabras bonitas en hechos machista o en motes femeninos? ¿Cuándo se decidió que el hombre debería mantener y proteger a la mujer? Perdón, pero...me perdí el día en el que dejamos decidir a las mujeres si ser amas de casa o población activa y no preguntamos a los hombres.

Por encima de todo...me perdí el día que la palabra feminismo pasó a ser machismo. El día que se generó debate en torno a que una mujer feminista defendía la superioridad de la mujer frente al hombre; ese día, yo, como mujer me desvinculé del debate que hoy retomo para decir que seamos todos feministas, que la igualdad nos hará grandes pero sobretodo, nos hará libres, libres de decidir si queremos estar siempre al lado de la misma persona o no; esa libertad, solo la ganaremos cuando todos: hombres y mujeres, entendamos qué que un hombre sea dependiente de su mujer es igual de trsite qué que una mujer deba ocuparse de todo lo que se refiere a la casa o la crianza de los hijos por norma y sin consenso previo entre los miembros de la pareja.


Esto no es una oda a los hombers o al menos no pretende serlo. Es solo una realidad que veo a diario y que me entristece, una verdad que ni tan solo se ha puesto sobre le mesa, no se ha llevado a debate y desaría que así fuese. Profundicemos en los roles:

Biológicamente y por cuestiones de supervivencia las mujeres buscamos cualidad en nuestras parejas sexuales y los hombres cantidad. Según yo lo veo, la función biológica de hombres y mujeres es asegurar que la especie no desfallezca, la selección nos ha grabado especialmente hondo ese objectivo y vamos a por él con fuerza. Así pues, los hombres lo hacen a través de dejar su esperma en el mayor número de vaginas para asegurar su continuidad y las mujeres buscan las mejores cualidades en su contrario para garantizar que esa nueva persona pase el examen de la selección natural con creces.

¿Qué ha pasado entonces? ¿qué clase de poderosa estrctura social ha conseguido remover nuestras proteínas -las que llevamos de serie- y modificarlas? El consumismo, ¿quizás? ¿Si la biología humana siguiera el curso que explico antes, no tedría más lógica que se reprodujeran los patrones biológicos en nuestro día a día?

La cuestión de esta última paranoia mental es que, si los patrones sociales siguen los biológicos, es decir, si nuestra biología como hombres y mujeres encasilla nuestra forma de comportarnos en sociedad ¿por qué las mujeres quieren tanta ropa y los hombres se miran más la calidad? Biológicamente, no tiene lógica. Por la regla de tres que aplico, los hombres deberían tener cantidades ingestas de ropa y las mujeres comprar solo los tejidos más exquisitos. 

¿En serio es el capitalismo y su allegado, el consumismo, tan poderoso como para estar cambiándonos los roles que jugamos en sociedad? ¿Empezarán los hombres a buscar más la cualidad y nosotras a pasearnos entre la cantidad para sobrevivir?

Para los que siguen haciéndose preguntas,
Para los que son el hoy de mañana.
Besitos, M'

miércoles, 25 de enero de 2017

Los pensamientos por la noche cogen fuerza

La noche se hará larga porque estiraremos hasta el último de sus minutos para seguir estudiando para el examen final del viernes. Pero antes, me tomo unos minutos para escribir lo que pasa cuando una canción te proyecta la imagen de un recuerdo en tu cabeza y de repente se para todo y escribo sin sentido, quizás sin descanso lo que siento en ese momento ¿Es lícito todo esto?


¿Es lícito enviarle las cartas que he ido escribiendo con lo que no me atreví a decir en su momento -pero que ha hecho mella en mí- a alguien qué sigue siendo especial? ¿es justo recordar a alguien que hay cosas que duelen por más que pase el tiempo? ¿es igual de i/lícito mandarle a alguien los recuerdos más bellos que he creado con esa persona, las sonrisas que más he guardado en mi mente o las caricias que he reproducido con mayor frecuencia en la sala de cines de mi corazón?

Hoy, escribiendo algo que me ha venido a la memoria al sonar una canción concreta de fondo, me he dado cuenta que he escrito algunas cosas que me han dejado de pertenecer. He redactado mis sentimientos tal cual pasaban, tal cual me sacudían por dentro. No sé si seré solo yo, pero resulta que escribo más y mejor cuando me embargan los sentimientos negativos...será que no me manejo bien entre las calles de la felicidad.

Al encontrarme alguno de estos escritos, me pregunto: ¿hace cuánto qué han dejado de pertenecerme? Soy de las que piensa que cuando dibujas o escribes algo para alguien deja de pertenecerte para siempre; dicen que la información se vuelve grande cuando la compartes, se enriquece y a mí me parece que las cartas, los sentimientos, los trazos y las pinceladas de momentos que ha tejido tu corazón son también eso: pedazos de información que si los compartes pueden fortalecer el vínculo que se crea entre dos personas. 

De alguna forma, pero, esta vez creo que es una putada remover recuerdos que intentamos no despertar con pensamientos que se me ocurren de un momento a otro mientras estudio para los finales ¡Putos finales! Dan demasiado de sí. 





¿Es lícito dar a alguien lo que le corresponde aún a riesgo de joderle el día con verdades qué un día te dolieron a ti y ahora pueden dolerle a él?

Se está haciendo tarde.
Besitos, M'

martes, 24 de enero de 2017

La intimidad

Tengo los apuntes de una asignatura esparcidos por la habitación junto con las lecturas que intento que me ayuden a entender de qué va todo esto, tengo el libro "Las flores de Gideon" revoloteando de entre mis sábanas a mi mesa cada día para que me lea dos de sus próximos capítulos, tengo un cómic que no me pertenece pero que me está descubriendo mundos que jamás había tenido la curiosidad de explorar y al final, justo donde parece que acaba la cordura te tengo a ti, custodiando algunos de los recuerdos más bonitos de estos veinticuatro días.

Hoy quiero hablarles del concepto más puro que nos queda, quiero hablarles de la intimidad. Nuestra gran amiga, nuestra aliada, la sensación más reconfortante del mundo, tener un mundo único con esa persona que libremente y por unanimidad ha decidido compartir su intimidad con la tuya.

Las relaciones amorosas entre hombres, entre mujeres y entre hombres y mujeres son cada vez más constructos sociales, se elaboran en sociedad y se llevan a cabo en nuestras cabezas a lo largo de nuestra adolescencia; nos llenan de ansias, de ilusión, de desasosiego... y nos invitan a salir a la calle y encontrar a nuestro semejante, a quien consiga que la vida sea un círculo cerrado y no una línea mal trazada.

Quizás en ese momento es cuando cedemos el poder de decidir, de forma legítima, a la otra persona. Lo que quiero decir es que es quizás en este punto donde le damos a la otra persona la capacidad de influir en nuestro estado de ánimo, en nuestros sueños. Pero ese no es el tema que nos concierne hoy.

La intimidad es en lo único que el merchandising y su forma de ser en la estrucutra económica (el capitalismo) no han hecho mella del todo, aún. Ese compartir tiempo con tu mitad es algo hermoso y sagrado, que llenándolo de lealtad, amor y verdadero cariño puede ser una de las armas más poderosas del mundo,

Y no hablo de atacar, hablo del medio destinado a defenderse (RAE) porque en la intimidad es cuando descubres que protegerás a tu otra mitad como si fuera tuya; que protegerás su verdad con responsabilidad y lealtad.

En la intimidad, en esa burbuja preciosas pero frágil que se construye a vuestro alrededor, es donde entiendes que amar a alguien no es solo hacerle el amor y decirle "te quiero"; sino que es algo mucho más complejo pero que de alguna forma se hace fácil.

Cuiden la intimidad que tienen con su pareja o con sus hijos, cuiden los secretos que comparten, las bromas y sobretodo, cuiden las palabras. Como dijo en alguna ocasión la escritora Isabel Allende, el punto G de las mujeres está en las orejas y se estimula con las palabras.

Y yo me atrevo ha añadir, que no creo que el de los hombres está mucho más lejos del centro de las orejas porque, creo que muchas veces subestimamos la capacidad que tiene el sexo masculino de escuchar y sentir lo que, entre líneas, dicen las palabras. 

Buenos días,
M'.




domingo, 22 de enero de 2017

Estado del trabajo: cualificado


El título, es lo que pone en la plataforma a través de la cual los estudiantes en la universidad a la que voy miramos las notas. Una vez la nota que merecemos (de acuerdo con quien nos corrige y siguiendo unos criterios en ocasiones mencinoados y en otros no) ha sido introducida en la base no hay marcha atrás.



 A ti, pequeño estudiante en un mundo de peces muy gordos te llega un correo en el móvil (si tienes vinculado el correo de la universidad con el personal) que te anuncia que lo que sea que hayas entregado, sea una obra maestra o una birria, ha sido cualificada...démosle gracias.


Las notas son eso, notas. Pero de alguna manera consiguen cambiarte el estado de ánimo de un segundo a otro, desde el segundo que recibes el correo, los nervios te recorren la piel, piensa: como hiciste el trabajo (paso a paso), el tiempo que le dedicaste, el esfuerzo que pusiste y qué podrías haber hecho para que estuviera mejor. Siempre es ese camino mental, hasta que se carga la página y ves: cuál es el resultado, cuáles son los comentarios y finalmente cuál es la nota que el profesor cree que merece tu trabajo.

Es como...la nota...es el sueldo de un estudiante. Es lo que determina cuan bien has hecho tu trabajo; con una pequeña diferencia. nuestro sueldo nunca es el mismo, siempre tiene una alegría o una pérdida añadida siempre tiene unos efectos psicológicos en nosotros, efectos que remueven tus emociones y crean nuevas proteínas. Siempre tiene...siempre tiene un momento de reflexión, un momento de pensar ¿qué le habrá rechinado a esa persona para que el trabajo haya sido calificado realmente con tan baja nota? o... ¿qué será lo que ha hecho que tenga tan buena nota?


Las notas, el que alguien te califique, tu trabajo, el trabajo al que le has dedicado cariño y empeño, hace que jamás sea suficiente porque es tu creación...es tuyo. Aunque te hayas apoyado de teorías de otros autores, aunque hayas consultado a millones de personas y pedido permiso para continuar con tu idea mil veces a tu superior...

La cuestión es que...los trabajos, tus creaciones, hacen de eso algo similar a lo que deben sentir unos padres sobre sus hijos, algo que aprecias con todas tus fuerzas, aunque no sea el mejor trabajo. A veces, es muy frustrante no ver ese trabajo reflejado en la nota. A veces es muy costoso entender que un siete, un ocho o un nueve pueden ser una mierda si piensas en el trabajo y el esfuerzo que le has dedicado, en el tiempo que te tomaste por pensar algo que fuera más allá de lo mundano, algo que fuera novedoso, un tema original. Si piensas en todo eso, algo que no sea la máxima nota, es una mierda. 

Es la última semana....hagamos que sea la mejor.
Con pena pero feliz. Besitos, M'

jueves, 19 de enero de 2017

A nuestras gélidas almas gemelas


 ¿Habéis visto lo blanco que está todo en las montañas? Es solo en el gélido invierno cuando creo que tenemos la oportunidad de encontrar nuestras almas heladas y con la ayuda del aliento propio darles vida.


En inverno las almas se hielan y los corazones palpitan más deprisa para calentar el cuerpo que busca calor en los brazos de cualquier enamorado ¡No me digáis que no es la mejor época del año!

El galán invierno nos guiará a todos por los callejones del alma más estrechos en los que el frío no pueda entrar, nos empujará a aferrarnos a los amantes de pantalones más ardientes y nosotros -seres de cerebro congelado- caeremos cual frágiles mariposas en manos del viento. 


Escrutaremos cuello abajo la calidez de un cuerpo desnudo con nuestras falanges convertidas en piedra calcárea, de esa que se va desmenuzando en pequeñas motas de polvo al estallido de la danza de la helada brisa por nuestra piel; nos percataremos de los cortes que el glacial tiempo ha dejado sobre nuestros labios y sorberemos con ansia la esencia del otro exigiendo la llama encendida en el corazón ajeno de quien los callejones de la soledad nos ha encontrado. 


Este año en el que ya no somos lo que éramos, este año que empieza nuevo y al que todos le pelamos la piel para hacer zumo del pasado yo me planteo si los principios son buenos o son solo una forma de fingir que el pasado no nos encontrará nunca más.

 Ahora que el invierno ya ha llegado -no como en las primeras temporadas de Juego de Tronos- y que normalmente salir de casa se me hace cada vez más cuesta arriba, este año parece que mi alma se rebela contra los barrotes de la jaula en la que la tengo encerrada y me obliga a salir y caminar entre siete y diez quilómetros al día para que la tristeza no nos encuentre. 

Ahora que el mercurio de los termómetros antiguos se desliza vidrio abajo mis piernas hierven en la cama para que nade en un ambiente donde.... ¡no me jodan! el agua esta puto fría. Ahora que restan diez días para que tomemos un avión hacia el lugar que me dio la vida y me hizo echar raíces yo me pregunto porque sigo pagándole cada mes a mi cerebro un sueldo que no me da plusvalia alguna. 


Feliz invierno. 
Besitos, M'





domingo, 25 de diciembre de 2016

Lets (re) born

Navidad del latín nacimiento es la mejor excusa para hacere cosas que el resto del año no harías como reunirte a diario con tu família o regalar chorradas y que la gente las acepte con ganas, como si fueran cosas maravillosas.

Navidad del verbo adorar a los villancicos que cantamos chillando, de las cenas copiosas que terminan en el baño y de ingestas de alcohol indignas. Navidad de nombre alegría, amor y momento de creer que las vacaciones serán eternas.

Navidad que lleva tu nombre aunque no estés aquí, Navidad que te echa de menos, que te llama cada noche, Navidad que te desea felices días, Navidad que te ama. Eres mi Navidad, love.






Bon Nadal. 
Besitos, M'

lunes, 19 de diciembre de 2016

Electrones del alma

Hoy me tomo unos minutos para escribirles algo que poder leer cuando tengan un tiempo muerto de esos que nuestro cerebro se toma sin aviso previo y con inmunidad diplomática, una pequeña reflexión para que den todo lo que puedan los días que quedan para llegar a la primera reunión familiar que tendrá lugar con el inicio de la Navidad ¡Enjoy being yourself!


>>Algunas veces, cuando intentamos pensar en cómo seremos de mayores olvidamos por completo lo que perdemos dejando de ser jóvenes, dejando de ser niños. Una de las cosas que perdemos, sin lugar a dudas, es la capacidad imaginativa.

>>La capacidad de imaginar que existe un mundo que podemos llamar nuestro, un mundo en el que los unicornios y las nubes rosas son una posibilidad más, como un caballo o una acumulación de agua en medio del cielo condensado. 

>>Sólo entonces entendemos que cuando perdemos la capacidad imaginativa, cuando "perdemos" el tiempo trabajando, yendo a recoger los niños al colegio o acompañando a nuestros padres en su proceso de hacerse mayores, entendemos que la imaginación era una capacidad preciada que acostumbrábamos a tener de forma natural. Algo, que deberíamos conservar de por vida y que no hacerlo es como perder una parte de nosotros mismos: en el caso del alma, es como quitarle energía a nuestra alma. Es como quitarla capacidad de ser a nuestro ser.

El vídeo que veréis a continuación es un vídeo que explica la experiencia de poner un niño y una persona mayor hablando de cuestiones trascendentales, un vídeo en el que 75 años de diferencia entre sus almas no parecen tantos. Un vídeo en el que ver la experiencia y la inocencia unidas en uno.



Y ahora, en este momento donde los exámenes empiezan y la Navidad está a la vuelta de esquina solos creo que es un buen momento para reflexionar y para pensar que tener conversaciones profundas con nuestros mayores o con nuestros niños es una oportunidad genial para recordar que seremos y que hemos dejado de ser.



Felices Fiestas,
Besitos, M'

jueves, 1 de diciembre de 2016

Los seísmos del corazón

Llegaremos a caminar por la arena cogidos de la mano, quizás con los zapatos en la mano, tal vez con la sonrisa en la cara y la mirada perdida mirando al final del mar, justo donde empieza el abismo de los que un día creyeron que la Tierra no era redonda.


La muerte se seguirá moviendo en nuestra dirección mientras avanzamos hacia ella estirando en dirección contraria, cantaremos al oído de nuestros enamorados y tendremos hijos preciosos de ojos claros, mientras el Sol continúa viendo a través de nosotros, como el alma se nos gelatiniza hasta volverse agua junto con el resto de nosotros para congelarse y volverse mágico polvo de estrellas.

Una hipótesis es un mundo posible mas tú no sabes la de mundos que se me abren cuando pienso en tu ser lejos de mi cuerpo, no sabes la de brechas que se abren en mis esquemas. De los seísmos del corazón uno no se recupera pronto y las dimensiones que podría tomar nuestra forma de amarnos son demasiado complejas para que mi nervio óptico pueda procesar su información hacia el cerebro. Necesitaría una actualización de software para moldearme en un tipo de mundo del que no vengo y el camino no parece que vaya a ser mullido, más bien será romagoso y con senderos jamás escrutados.

Perhaps it's time to go back home

Pero ¿sabes? puede que estemos allí para vernos pasear por en medio del mar, allí el nivel del agua será mucho más alto, pero saltaremos dentro para poder besarnos bajo el agua gélida de algún lugar del mundo que no tengo el placer de conocer. Las promesas se congelarán en suaves palabras de alientos gélidos y yo sólo esperaré que mi corazón encuentre el estrecho camino que le una a ti para poder encontrar el calor que solo tus ojos me transmiten cuando me abrazan tus ideas y me envuelven tus sueños.

Y allí, en medio de la nieve, mientras contemplemos por primera vez la Aurora Boreal, sabré que dejo mis huellas contigo sintiéndome viva.



Para los que nos cuesta explicar, 
porque el mundo sigue moviéndose.
Besitos, M.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Sencillas cenizas

La vida va pasando sin que nadie la contemple con detenimiento, corremos tanto, deseamos tanto la llegada del mañana que se nos pasa por alto ver como los días se terminan y las noches empiezan. Últimamente lo único que nos resucita el alma es sentir mariposas en el estómago y hormigas en el cerebro, aunque creo que algunos empiezan a tener termitas en el corazón.

¿Qué nos quedará cuando solo nos queden recuerdos? ¿qué haremos cuando dejemos de recordar vuestros rostros? Renacer de las cenizas de uno mismo no debe ser senzilla tarea mas no creo que los más aptos estén preparados para coser con delicadeza y esmero, segundo a minuto el tejido que se le desgarra al tiempo para volver a sentir vuestras manos alrrededor de nuestras mejillas y vuestros brazos rodeando nuestras almas.

Creo que las miradas ya no contienen lo que los labios callan, deben de haber relegado esa tarea al corazón; puede que por eso los ojos estén sobrecargados de trabajo despidiendo lágrimas de sus puestos de trabajo. Aveces solo las cuerdas vocales de tu guitarra me recuerdan que seguimos teniendo sentimientos bajo la química de los primeros encuentros y la ciencia del amor. 

Aunque se que puedo hacerte sentir bien, sé que tu me harías sentir mejor. A las almas que jamás debería morir. A ti, mi creadora, mi diosa.



Besitos, M'


martes, 30 de agosto de 2016

¿Ya hemos llegado?

Pues sí, ya hemos llegado al final del verano. Mañana será 31 de agosto y las vacaciones habrán terminado para la mayor parte de la población activa. Para la gente que reside en Mallorca será casi el inicio de sus vacaciones y habrá gente que aún no se habrá enterado que empieza todo de nuevo en quince días. Como siempre, al final del día, seremos genete con clase y clases de gente...feliz final de verano.












No ha sido EL verano...mentiría si dijera lo contrario. No han sido esos dos meses míticos que recordaré durante lo que queda de inverno, solo ha sido eso...verano. Calor, sol, playa, tostarme la piel sin llegar a quemarme, levantarme pronto, conducir, conducir, volver a conducir, enamorarme. Sí, solo me he enamorado este verano.

Cuando el estilo te corrompe
Tener la sensación de que no hay de que preocuparme me hace estar muy intranquila, lo sé, no es nada nuevo. Pero joder...solo me he equivocado cogiendo vuelos de ida y vuelta 2 veces, he pasado el arroz, he hecho cuscús soso y me han dado pereza dos personas en todo el verano. Solo he tenido dos momentos de bipolaridad severa por desajustes hormonales y mi madre me ha dicho quien canta una canción de Reggaeton que sonaba por la radio...poca cosa. Hay un desanime extremo en mi organismo producto de un nose que, que ¡qué sé yo!


 Vale, ¡sí! Ha habido tiempo para las risas, para la família, para ver películas a doquier y leer la pila de libros que decoró mi habitación todo el período universitario.

 El tiempo me ha regalado lo que me debía con la rama más vieja de la família y gracias por ello; eternamente gracias por dejarme abrazar muy fuerte a la dueña de la suite más grande de mi corazón. Gracias por dejarnos sorprendernos una vez más de la presencia del otro. Gracias por dejarnos soñar despiertos con los que ya no están y no llamarnos locos. Gracias a ese lugar a las afueras de donde me críe en invierno por guardae el alma congelada de quien nos hizo ser.

Sentarme aquí y escribiros, escribirte porque sé que me lees pero sobretodo...escribirme es de las cosas más duras y reconfortantes que hago durante el mes. Es de esas cosas especiales que solo cuando haces comprendes...no puedo parar de reírme cada vez que veo la foto que tienes a la izquierda ¿Habéis visto la sonrisa radiante de mi alma gemela? Disfrutad de ella, no es habitual. Ojalá os quisiera enseñar la foto anterior a este selfie...entenderíais muchas cosas.

Lo siento, pero el verano es terrible desde que vivo en la ciudad que me arropa en invierno. Necesito nadar unos largos, volverme a sentir mínimamente en forma y dejar de comer dulces. Tengo la enferma necesidad de dejar de comer en un restaurante seis veces por semana, quiero volver a comer en casa y dormir en mi hotel de inverno. Moverme para atrás como los cangrejos corriendo por la autopista de vuelta a los calidos paseo y al delicioso reposar de mi cuerpo sobre el tuyo.


La neurótica necesidad de moverme sobre tu cadera, de que me agarres fuerte con ganas de no soltarme, echándome de menos aún estando cerca, muy cerca, cada vez más cerca...¿Hablo demasiado de probarme abrigos?  Necesidad que me envuelvas con tus brazos y me devuelvas el calor de aquél invierno que compartimos mientras me besas el cuello haciéndome cosquillas...espero impacienta el vuelco de tu corazón cuando vuelvas a verme; el mío dice que echa de menos tocarte las costuras y verte recto acoplado en mí.


Abrígense, tendremos mucho frío este otoño. 
Besitos, M'

lunes, 1 de agosto de 2016

En algún punto entre tu y yo

Es fácil perder el contacto cuando se está mucho tiempo sin ver a alguien, es fácil que te olvides de su olor, de sus tonterías y de su rostro. Lo difícil de olvidar son las memorias que te quedan con esa persona aún después de tiempo sin verla; recuerdas aquellas largas tardes de piscina que pasabas con ella, aquellas conversaciones en la habitación de al lado o aquellas visitas al Starbucks más lejano solo para pasar más tiempo recorriendo la ciudad con esa persona.
  



Admiro esas relaciones que aún con la distancia de por medio han consguido ganarle tiempo al tiempo. Esas personas que consigen retener en su mente el rostro de la otra persona tan fuerte que parece que jamás podrá ser borrada por las agujas del reloj. Admiro esa compañera de piso que hace dos años que no veo pero con la que hablo a menudo, admiro a los amigos de aquí con los que solo tengo contacto en Navidad y en Verano, admiro a alguien que alguna vez fue capaz de aguantarme para verme solo un par de días al mes...



Ojalá yo estubiera elaborada con la misma masa que todas esas personas a las que admiro, todas esas personas que -una vez- vinieron, me dejaron sus huellas marcadas en la piel y que ahora siguen vivas no solo en mi recurdo sino en mi vida. Y las admiro porque yo no soy como ellas. En mí, hay algo que nunca le compraré a las nuevas tecnologías y es la substitución del contacto humano por la sociología terciaria.


El roce de la piel de la otra persona con la tuya (no necesariamente sexual) no tiene nada que envidiarle a cualquier forma de inteligencia artificial porque se puede engañar al cerebro pero a la piel, al órgano más grande del ser humano...no hay posibilidad de embaucar a quien te hace saber que estas en casa por medio de un abrazo o por quien se te funde el corazón. Hay muchas cosas salvables a través de la distancia pero el inxplicable cosquilleo que sentimos cuando besamos a quien amamos no es una de ellas.

Feliz Agosto. Besitos M' 

jueves, 23 de junio de 2016

Fue como estar en el limbo

Cojemos el coche, salimos y veo a Marc mirar el cartel que indica que ya no estamos en Platja d'Aro con nostalgia, le sonrío y él despide las vacaciones con la mano: "ha sido como estar en el limbo durante cuatro días".

Sí, eso ha sido. He tenido el móbil parado durante más de dos días, no he atendido a llamadas ni mensajes, el 90% del tiempo no he tenido ni idea de que hora y en que día nos encontramos; y casi sin darme cuenta he vuelto a pasar por delante del "cementer" que da directo a la entrada de Barcelona.

La hora que en teoria teníamos de nuestras vacaciones al inicio de la realidad nos dío a todos para pensar en como recuperar los cuatro días que le quisimos robar al tiempo. En el treyecto de vuelta a Marc le dió tiempo de entender que esta arruinado y aún tiene que pasar la ITV del coche...aunque eso será después de encontrar los papeles del mismo. Laia estubo mirando al horizonte en silencio más tiempo del que recuerdo haberla visto pensativa y yo no pude dejar de ver las imágenes de los últimos cuatro días pasear por mi mente, creo que estube todo el camino de vuelta sonriendo. 


Ojalá pudiera contaros más pero lo que pasa en las vacaciones se queda allí, en el camping que nos ha visto hacer el perro durante cuatro encantadores días.









Esperemos que la oreja de Van Gogh siga tremendamente pegada a su cabeza, que la oveja Shaun no haya escapado y alguien tenga que correr tras ella. Deseemos no ver más gente salir con un paquete de servilletas bajo el brazo direcció al lavabo público, esperemos que Mr.Bear entienda que Beer no es agua. Volveremos a cenar huevos fritos en hornos solares humanos y veremos a Van Gogh partiendo hielo como quien parte lleña, oiremos la voz de Shin Chan en sueños y a Copito de nieve llevar camiseta negra. Contemplaremos como los introvertidos se hacen pasar por extrovertidos y como la mágia de un lugar hace que dos personas se acerquen. Veremos pasar el Sol sobre mis nalgas y dejar allí un bonito retrato. A todo esto...puede que algún día reabramos el caso PDA





Feliz verano. Feliz final del ecuador
Felices todos. Besitos, M'