viernes, 15 de mayo de 2015

Sonrisa elástica

La puntualidad de los sentimentales que estiran el tiempo como si un "adiós" fuera a durar toda una vida, una despedida que no terminó. 
           C.Sadness


¿Porqué cambiamos tanto cuando la situación se descoloca? Ya hace días que no estas y aún así eres el que menos ha cambiado respecto a mí. ¿Porqué la gente es tan oportunista? ¿Porque aprovechamos siempre el dolor para escalar sobre el cadáver de otra persona? ¡Qué tipo de selección natura es esta!

Desde el examen de economía del mes pasado me ha costado dormir, más duermo menos horas de las que me gusta reconocer en público y ella lo sabe, sabe que algo va mal, peor que de costumbre, puesto que cruzar el mar para venir a verme no acostumbra a entrar en sus planes...un día os hablaré de mi diosa.


Las horas de sueño son algo que nunca me ha preocupado demasiado, es algo en flujo constante pero que nunca se queda suficiente como para que pueda disfrutar de ello demasiadas horas seguidas y tampoco las echo de menos, he aprendido a vivir con ello. Pero de una o otra manera, desde afuera, esta vez, se ve diferente. No me molesta la soledad, me calma, me recicla por dentro y limpia mis impurezas...tener tiempo para pensar mirando al techo en la oscura luz que entra por la ventana del bunker en el que vivo -de una manera que no he logrado entender aún,- me da paz.


Tiempo para ti, para sentirte en tu sitio de nuevo, para comprender que todo vuelve a estar en su lugar y que, que...sabes lo que quieres; o simplemente tiempo para entender que no sabes lo que quieres, que no tienes ni idea, tiempo para entender que no hubiera funcionado nunca, tiempo para entender que los sentimientos no habían tenido tiempo ni de solidificar que ya se había fundido en el suelo
pelvico de alguna de las veces que nos follamos con ganas. Puede que solo espacio para echarnos de menos, para pensar que fuimos tontos por no intentarlo, tiempo para entender que hemos sido cobardes que intentarlo no entraba en nuestro planes desde el principio, tiempo para comprender que tenemos ganas del otro y aún con las esperanzas, puede que solo sea tiempo de darle tiempo al tiempo.

Un mes y veinticuatro días...ya está, luego ya veremos; aguanta esto ahora y luego corre a abrazar a tu padre, te estará echando de menos él también. 
Aguanten, lo bueno esta por llegar. Besitos M'