jueves, 23 de junio de 2016

Fue como estar en el limbo

Cojemos el coche, salimos y veo a Marc mirar el cartel que indica que ya no estamos en Platja d'Aro con nostalgia, le sonrío y él despide las vacaciones con la mano: "ha sido como estar en el limbo durante cuatro días".

Sí, eso ha sido. He tenido el móbil parado durante más de dos días, no he atendido a llamadas ni mensajes, el 90% del tiempo no he tenido ni idea de que hora y en que día nos encontramos; y casi sin darme cuenta he vuelto a pasar por delante del "cementer" que da directo a la entrada de Barcelona.

La hora que en teoria teníamos de nuestras vacaciones al inicio de la realidad nos dío a todos para pensar en como recuperar los cuatro días que le quisimos robar al tiempo. En el treyecto de vuelta a Marc le dió tiempo de entender que esta arruinado y aún tiene que pasar la ITV del coche...aunque eso será después de encontrar los papeles del mismo. Laia estubo mirando al horizonte en silencio más tiempo del que recuerdo haberla visto pensativa y yo no pude dejar de ver las imágenes de los últimos cuatro días pasear por mi mente, creo que estube todo el camino de vuelta sonriendo. 


Ojalá pudiera contaros más pero lo que pasa en las vacaciones se queda allí, en el camping que nos ha visto hacer el perro durante cuatro encantadores días.









Esperemos que la oreja de Van Gogh siga tremendamente pegada a su cabeza, que la oveja Shaun no haya escapado y alguien tenga que correr tras ella. Deseemos no ver más gente salir con un paquete de servilletas bajo el brazo direcció al lavabo público, esperemos que Mr.Bear entienda que Beer no es agua. Volveremos a cenar huevos fritos en hornos solares humanos y veremos a Van Gogh partiendo hielo como quien parte lleña, oiremos la voz de Shin Chan en sueños y a Copito de nieve llevar camiseta negra. Contemplaremos como los introvertidos se hacen pasar por extrovertidos y como la mágia de un lugar hace que dos personas se acerquen. Veremos pasar el Sol sobre mis nalgas y dejar allí un bonito retrato. A todo esto...puede que algún día reabramos el caso PDA





Feliz verano. Feliz final del ecuador
Felices todos. Besitos, M'


domingo, 5 de junio de 2016

Bonito recibimiento, mi amor

Entra, sí estoy en ropa interior, lo sé no debería. Ven, deja que cierre la puerta mientras me acaricias. Muevete por mi piel, vamos, deja que nos besemos en el pasillo oscuro de la casa de nadie. Cójeme, mis caderas son anchas y acércame al lugar de donde no quiero marcharme. Déjate abrazar, sigue besándome mientras me acerco más a ti hasta que no quepa el aire entre los dos. No, no estamos solos, pero qué ganas tengo de seguir besándote! Sí, vayamos a la cama donde nos gusta hacérnos el amor...lo demás será historia.




P[...] me hace sentir libre y es en esa libertad donde vuelvo a él y le eligo. Cuando me abraza me parece que esté en un lugar llamado hogar y me cosquillea el estómago en una especie de sza sza szu cuando me besa. Es bonito poder hablar las cosas con él y no os imagináis lo guapo que se vé en mis ojos cuando me sonríe al descurbrir algo que no le había dicho, o cuando me hace cosquillas...creo haberlo visto sonreir mientras trato de respirar. Me enamorar la forma humilde con la que habla y me fascina cuando me explica cosa que desconozco. Conocerle es especial, saber que hay dentro de él es mágia negra que te persuade para amar su ser muy fuerte.

Para ti.
Bestios, M'

sábado, 4 de junio de 2016

El hueco de mi cama

Te he escrito muchas veces relatando qué siento pero el hueco que creaste en mi cama sigue echandote de menos. Hoy te he soñado tan real que se me ha hecho muy extraño no tenerte a mi lado
cuando las campanas de la iglesia que tengo alado de casa repiqueteaban las siete de la mañana de un sábado de reflexiones.

Es mi sábado de jordana reflexiva, mi día de no escuchar opiniones, solo de valorar y decidir. En este día, no hay mejor forma de empezar que bajando a tirar la porquería cerebral al contenedor que le toca, comer pan del día anterior para recordarte que la vida no se hace sola y escribir las cuatro tonterías que pasen por mi cabeza antes de convertirlas en teorías maquiavélicas sobre como mantener el poder en una relación sentimental, una mezcla entre el Príncipe y Foucault que no puede traer nada bueno.

Últimamente, los días se van haciéndo cortos aunque el cambio horario tenga el objetivo contrario: las mañanas soleadas deberían ser eternas encerrada en mi habitáculo o en una biblioteca y las noches me deberían parecer interminables en manos de Morfeo. Pero no, más bien es todo lo contrario, cuando tienes mil cosas ha hacer el día te da para veinte bien hechas y cincuenta asquerosas que tendrás que rehacer al día siguiente; por no hablar de Morfeo, el dueño de mi sueño que me tiene alienada. ¿Será culpa de mi lifeworld?


¿Te he dicho ya qué el hueco de mi cama sigue esperándote?

Seguiré informando del drama del hueco en mi cama. 
Con amor, M'

jueves, 2 de junio de 2016

En el corazón de la bestia

El vacio más amargo que pueden sentir es el que tienene por dentro; el que les embarga los sueños y les ponene intereses altísimos a sus ilusiones y a sus ganas de vivir. Hoy, he tenido el honor de estar en una conferencia donde Yanis Varoufakis citando a Arthur Miller ha dicho: "An era is about to end when the ilutions of ctizens are exhausted". Aunque Miller no dijo exactamente eso, utilizo a mi querido e idolatrado Yanis para intentar explicar el amargor del vació personal que puede llegar a sentir cada ser, en algún momento de su corta existencia como ser humano en la Tierra.


El mundo interior es lo único completamente nuestro: nuestros pensamientos y sensaciones, nuestros recuerdos, esos que están allí pero que pasan desapercibido, que cuesta encontrar cuando alguien trata de conocerte, eso es lo único que poseemos de verdad. 

Nos crearon para ser sociales de cuatro formas diferentes: en comunidad, en asociación, en cooperación y en liderazgo. En cambio, nosotros nos empeñamos en tener algo que solo nos concierna a nosotros, impenetable e inalcanzable para todo el mundo excepto para nosotros mismos.

Encontrarte un día que tu interior es vacio, que es hueco por dentro, que es frágil y que se rompe a base de sueños sin cumplir, anhelos desesperados e historias que jamás sucederán, es encontrarte poco humano, con pocas ganas de vivir y poco social, porque lo que nos hace ser sociales es tener una parte que nos haga trementamente asociales al resto.

Nos escribimos en breves que Mayo ha concluido. Besitos, M'