sábado, 10 de septiembre de 2016

Sencillas cenizas

La vida va pasando sin que nadie la contemple con detenimiento, corremos tanto, deseamos tanto la llegada del mañana que se nos pasa por alto ver como los días se terminan y las noches empiezan. Últimamente lo único que nos resucita el alma es sentir mariposas en el estómago y hormigas en el cerebro, aunque creo que algunos empiezan a tener termitas en el corazón.

¿Qué nos quedará cuando solo nos queden recuerdos? ¿qué haremos cuando dejemos de recordar vuestros rostros? Renacer de las cenizas de uno mismo no debe ser senzilla tarea mas no creo que los más aptos estén preparados para coser con delicadeza y esmero, segundo a minuto el tejido que se le desgarra al tiempo para volver a sentir vuestras manos alrrededor de nuestras mejillas y vuestros brazos rodeando nuestras almas.

Creo que las miradas ya no contienen lo que los labios callan, deben de haber relegado esa tarea al corazón; puede que por eso los ojos estén sobrecargados de trabajo despidiendo lágrimas de sus puestos de trabajo. Aveces solo las cuerdas vocales de tu guitarra me recuerdan que seguimos teniendo sentimientos bajo la química de los primeros encuentros y la ciencia del amor. 

Aunque se que puedo hacerte sentir bien, sé que tu me harías sentir mejor. A las almas que jamás debería morir. A ti, mi creadora, mi diosa.



Besitos, M'