viernes, 10 de marzo de 2017

Mecanismos de expresión

El placer cambia y probablemente la forma de sentirlo también lo hace. Hoy, de forma muy breve, os escribo las cuatro ideas sobre los encuentros sexuales que se me pasan por la cabeza cuando alguien me habla de sexo, cuando alguien piensa en sexo...intentaré desarollar dichas ideas más adelante ¡Bienvenidos todos! 


Las palabras que expresamos en relación al sexo, pueden dañar los sentimientos de la persona hacia la que los proferimos. Entonces ¿qué? ¿Dejamos de decirlas?

 Se me ocurren situaciones incómodas, situaciones en las que la confianza se mezcla con el miedo a hacer daño a quien queremos (que es el peor daño que se puede hacer a uno mismo). En esa situación ¿Qué hace una mujer cuando no queda satisfecha en un encuentro sexual? Más que eso, ¿qué hace un hombre cuando aún después de una erección y el acto sexual no le satisface la relación sexual que ha tenido? Está claro que es cuestión de confianza pero:

¿Qué mecanismos tenemos como seres racionales, pero a la vez con sentimientos, para expresar el descontento en una relación o en el sexo?


Ahora hablando de Foucault, ¿cuando masturbamos a alguien solo con la idea de que se corra, qué estamos haciendo? En cierta forma, estamos buscando solo la instrumentalidad de la reciprocidad por la que después la otra persona se sentirá obligada a masturbarte. Probablemente si que es eso lo que estemos haciendo y esto no sea una pregunta sino una realidad ¿Hay egoísmo en toda relación, mucho más en la sexual? Esto sí es pregunta.

Lo que quiero decir, y ya termino, es que ya no masturbamos de forma altruista, ya no tocamos con el objetivo de erizar la piel al otro, de hacer sentir placer y gusto: masturbamos solo con el fin de preguntar algo tan soez como ¿te has corrido? Es eso o es que la sociedad líquida nos ha corroido el carácter.

Siento si alguien se ofende con el contenido explícito pero creo que aveces deberíamos hablar como pensamos y esto es solo un brainstorming.

Besitos, M'