Fucsia, salmón, frambuesa y rosa pastel

Os traigo una nueva entrada, un nuevo escrito que hable sobre esos pequeños espacios que dedico de vez en cuanto para hablar de mi gran pasión, la moda. Demasiadas revistas han bautizado ya el rosa para invadir nuestro armario esta primavera y dar la bienvenida, a todo color, al verano que parece que volverá a batir récords de temperatura. Pero, como es sabido, no todo el mundo es un amante -como lo soy yo- de un color con tantos prejuicios encima como es el rosa. 


Para esas personas, sólo quiero recordar que los colores están para jugar con ellos: que el rosa esté de moda no quiere decir que debamos llevarlo cada día en monocromo ni qué, quien tenga un estilo definido deba cambiar de color con cada cambio de estación. Por ello, como siempre, las biblias de la moda son solo sugerencias, no imposiciones. Disfruten de la libertad que eso nos da y como siempre, ¡bienvenidos a casa!

No quiero enrollarme con especificaciones técnicas, así que brevemente deciros que si sabemos que el rosa surge de la combinación del rojo y el blanco nos sirve como primera base para entender que el rojo y el rosa si casan. Además, están muy de moda entre las pasarelas de la última temporada, un pantalón rosa fluido con tejido vaporoso y una sencilla camiseta roja dirá un hola al color block y con accesorios en nude son estilismos muy rompedores que fragmentan la cotidianidad de un día grisáceo en pleno mes de abril. Sin más, mis favoritos para ser combinados con tonos nude para ser elegante, rojo para ser rompedor y blanco para cada día:








Estas piezas son muy fácilmente combinables no solo con un pantalón blanco pitillo en el caso del top lencero rosa pastel sino también con un pantalón con un tejido más fino (de hilo o gasa) en color rosa. Por lo que hace al vestido de Zara cuya manga con volantes podéis ver en la foto, recomiendo combinarlo con unos zapatos con plataforma blanca (de los que llevamos el verano pasado) o con unos zapatos tipo pala (muy de moda esta temporada, sin son con pelo, mejor).

Además, para quien no quiera looks tan llamativos con colores rosas en alguno de sus elementos principales, puede optar por escoger accesorios en este color, sea cual sea su tono como el bolso de Zara que ya habéis visto arriba:





No necesariamente en bolsos, sino que también podéis poneros un complemento de quita y pon como unas gafas tipo aviador con cristales rosas (en mango los hay también en amarillo) o con una gorra sencilla rosa chicle como la de Zara. Si tiráis por los bolsos, que sean pequeños, para poner lo básico y no cargar el look (con alguna pieza decorativa con motivo frutal tiene premio pues está de moda, ya sea en cerrojos media naranja o en pins), y si preferís los zapatos para dar énfasis en los pies:






















 2 recomendaciones para zapatos: o llamativas como las palas con motivos florales en rosa y rojo o estos increíbles mocasines con un estilo un tanto japonés.

Por lo contrario, zuecos en rosa quartz de terciopelo o sandalia plana en color frambuesa. Además, hay un intermedio, estos zuecos de Mango con flecos discretos pero elegantes que combinan de forma muy fácil con un pantalón blanco y una camiseta azul marino. 

Además de con blancos, rojos y negros (pero sólo el caso del rosa fucsia), los azules -el ultramarino o el marino más tradicional- combinan también muy bien con este color, igual que una sobre camisa verde militar es fácilmente combinable si la ponemos al lado de una camiseta frambuesa muy simple y unos jeans, conjunto perfecto para el día a día.

Espero que este rápido repaso por el color de la primavera os de ideas y que pongáis color a unos armarios demasiado negros, azules oscuros y marrones. ¡Feliz día a los que juegan con los colores a sin perder su identidad por el camino! Y antes de terminar, un detalle para los chicos, el rosa no entiende de género.


















Besitos, M' ¿Nos vemos el domingo?